POETA Y ARGONAUTA

Tengo en mi corazón encerrado un Grillo.
Tengo en mi alma las arpas del viento.
Tengo en mi sangre cobre encendido.
Tengo en mi memoria horizontes y sueños.

sábado, diciembre 17

CANTAR LA LLUVIA



Desvelado, aquí en el silencio, escribo solo.
Bajo el halo de plata de una luna tibia
me han abierto el corazón con una alondra,
y siento en mis huesos el filo de la lluvia.

¿Sabrán los grillos porque la rosa de sus lunas
sangra profunda y perfumada en mis espinas?
¿Sabrán mis hojas que se van y no regresan
porqué están húmedas de azul melancolía?

Este miedo que duele, este miedo que sangra
me muerde el corazón en la noche infinita,
son sus ojos ciegos, los inmensos abismos
que me ahogan en tristezas cuando en mí se fijan.

¿Sabrán las olas que de los mares se me escapan
que el nitrato de sus espumas son mis lágrimas?
¿Sabrá el álamo que el óxido de sus ramas
viene desde fondo mineral de mis heridas?

Abril dice el calendario que cuelga en el muro,
es mayo aquí en esta hojarasca que me asila,
es junio en las tumbas que con ellas se cubren,
y julio en los crepúsculos que las crucifican.

La noche humedece su negro trigal, llueve.
Mi silencio viste su oleaje con estrellas salinas.
Esta noche mi corazón cicatrizó sus penas.
Por el lagar de mi sangre corre cantando la lluvia.

No hay comentarios.: