POETA Y ARGONAUTA

Tengo en mi corazón encerrado un Grillo.
Tengo en mi alma las arpas del viento.
Tengo en mi sangre cobre encendido.
Tengo en mi memoria horizontes y sueños.

sábado, diciembre 17

LA PALABRA DE LOS VIENTOS


Mi voz en el viento, en la lluvia y en las hojas,
en el susurro que se desliza en oleaje por los trigos,
en la estrella que acompaña al pobre en la noche,
en la soledad que envejece a la luna con rocío.

Escucho al viento en su evangelio de lejanas voces
cuando cada estrella con azul melancolía acuchilla.
Escucho al viento en su poda estacional de poetas
cortando para el otoño solamente las hojas necesarias.

Mi corazón en la pasión de los que sufren,
en el adjetivo de las piedras que su silencio,
En el rostro que tiene la muerte en la mina,
y el vacío que deja su rosa en el pecho desnudo.

el suave aroma de los boldos cuando duermen,
el canto del chucao electrificando las lengas,
y lo que dice el río que baja riendo desde los andes

No hay comentarios.: