POETA Y ARGONAUTA

Tengo en mi corazón encerrado un Grillo.
Tengo en mi alma las arpas del viento.
Tengo en mi sangre cobre encendido.
Tengo en mi memoria horizontes y sueños.

viernes, enero 20

OLEAJES


La noche cae con lluvia,
el oleaje del viento astralino
en los velámenes de los árboles,
se inclina, gime, despeina.

La lluvia,
profunda penetra el corazón camino del alma,
sacude el silencio y lo que en él se ha escondido,
humedece las hojas caídas, el rosal y sus espadas,
la tierra preñada de sueños, de dolores y huesos,
la sangre que corre llevando su torrente de estrellas,
y las sombras siempre esclavas de lo intocado
que lloran cristales de mineral luna.

Suave oleaje lleva el viento en su mano,
lleva el tiempo en sus arenas incontables,
y el mar que no se cansa, el mar que no duerme,
desgasta con firme mano mi naufragio.
Pero en el hermoso oleaje de tus ojos, ángel mujer,
tristes cuando no hay lluvia,
alegres cuando yo los miro,
renace el velero argonauta de mis sueños.

1 comentario:

Pétalos... dijo...

Hmmm... «renace el velero argonauta de mis sueños.» renacer... volver a sentir, a vivir con la fuerza que impulsa el viento del amor...// Es un lindo poema!