POETA Y ARGONAUTA

Tengo en mi corazón encerrado un Grillo.
Tengo en mi alma las arpas del viento.
Tengo en mi sangre cobre encendido.
Tengo en mi memoria horizontes y sueños.

miércoles, enero 4

VETA CARNAL


En las altas copulas góticas que el viento
a moldeado con su mano,
entre las quebradas de abruptos perfiles,
y las huellas perdidas del puma,
entre la dura hojarasca del tiempo en caída libre
y los sarmientos profundos del cobre,
toda mi vida se desprende.

La tarde anida sus cóndores astrales
en la soledad desnuda de las cumbres,
aquí todo es absoluto, y huele a estrella,
la soledad infiere un pena de luna a cada sombra
y levanta las cruces silenciosas de Sewell.

Aquí, en esta atalaya de vientos y la estrellas,
Donde la muerte a diario se alimenta,
donde la veta de cada hombre va profundo
cavando hasta lo uteralmente puro de la piedra,
donde el cóndor es un cometa perdido en el cielo,
Entre fuegos internos de universos paralelos,
Fue pensado el que escribe…

Aquí, en este silencio desmemorizado,
en esta esencia elemental de rosales cobrizos,
sin el mar y sus olas golpeando las penas,
ni aroma de los bosques lluviosos del sur,
ni el metálico llanto de los trenes viajando y viajando,
ni el canto metaloide del chucao
embrujando desprevenidos corazones.
Sino que con el ventanal abierto del horizonte,
bajo la cruz del sur a velas desplegadas
y la luna llena que es un pique abierto,
en la noche fulgurante de los poetas mineros
que a duro barreno de telúricos sueños
la noche morena penetraron con pasión y locura…
…fue parido el que escribe.

1 comentario:

Anónimo dijo...

vAYA, VAYA, ESTE MINERO QUE CUENTAEL ENSUEÑO INEVITABLE DESDE ADENTRO DE LA ALTA MONTAÑA.

pOESIA MINERALIZADA
Y COBREROTICA

fELICUTACIONES.

tEO vALENZUELA