POETA Y ARGONAUTA

Tengo en mi corazón encerrado un Grillo.
Tengo en mi alma las arpas del viento.
Tengo en mi sangre cobre encendido.
Tengo en mi memoria horizontes y sueños.

jueves, marzo 2

HOY NO QUISIERA LLAMARTE COBRE


Y hoy quisiera no llamarte Cobre.

He caminado por lo abandonado,

he regresado a lo que fue dejado

en las manos de la muerte más lenta,

mi lámpara abrió no sólo las sombras

donde con oxido de rosas,

el tiempo se olvido del sentido

de rotación de su luna.

Hoy no quisiera llamarte Cobre.

Quisiera alzar desde las piedras,

los nombres que en el lagar del sudor

fueron tejiendo toda esta dura hojarasca,

y quisiera llamarte Víctor, Juan, Manuel,

Antonio, Miguel, Mario, Pedro o Gustavo,

y soplar quisiera dentro de tu silencio

para encender la sangre

hasta llenar esta copa que besa mis labios.

Y no quisiera llamarte Cobre,

sino Navarro, González, Sanhueza, Miranda,

Zamora, Letelier, Llanca o Pino,

y poblar la noche con el cuarzo estelar

con que el tiempo escribe su evangelio.

En este fragmento mineral

que sostengo en mi mano

quisiera dejar del espino su soledad,

del océano que sufre en sus huesos naufragio

el perfume salobre de sus olas,

del viento su palabra,

del cóndor rey el heraldo de sus alas,

del desierto su abandono tan desnudo,

de los que se marcharon sin aviso

y extrañamos tanto cada luna

el mejor cobre que ellos fueron.

Hoy no quisiera llamarte Cobre.

Tengo en mi corazón los nombres

que con el paso incansable de los años,

con estrellas se mineralizaron.

4 comentarios:

Walter dijo...

Recuerdo q en 8 basico el papade un compañero murio en la mina, Letelier, fue tragico... un homenaje a los que dieron su vida por el sueldo de chile

luz blanca dijo...

Hola Walter
Hoy no quiero llamarte cobre. Hoy quiero llamarte fuego, muerte, destrucción.
Bonito homenaje.
Un beso.

Margarita dijo...

"Y no quisiera llamarte Cobre,

sino Navarro, González, Sanhueza, Miranda,

Zamora, Letelier, Llanca o Pino,

y poblar la noche con el cuarzo estelar

con que el tiempo escribe su evangelio."

Tienes voz de profeta
aullando dolores
más allá de la soledad
del silencio
del olvido.

Cuando compre un souvenir de cobre
sabré que tiene tu nombre vivo
impregnado en cada partícula.
Y que regalaré a alguien
presencias de mineros muertos.

Margarita

Margarita dijo...

"Y no quisiera llamarte Cobre,

sino Navarro, González, Sanhueza, Miranda,

Zamora, Letelier, Llanca o Pino,

y poblar la noche con el cuarzo estelar

con que el tiempo escribe su evangelio."

Tienes voz de profeta
aullando dolores
más allá de la soledad
del silencio
del olvido.

Cuando compre un souvenir de cobre
sabré que tiene tu nombre
impregnado en cada partícula.

Margarita