POETA Y ARGONAUTA

Tengo en mi corazón encerrado un Grillo.
Tengo en mi alma las arpas del viento.
Tengo en mi sangre cobre encendido.
Tengo en mi memoria horizontes y sueños.

martes, mayo 29

DESHOJAR


Esta pena de grillo que me ata a la noche

Con un lazo invisible de angustia y dolor,

Por la rosa intocada que en mis manos

De poeta minero se entregó a deshojar.

Temblaba al calor de su piel perfumada

No deseaba sus pétalos intactos besar.

Ante sus ojos de uva se nublaban los míos

¡Y mis labios en los suyos querían pecar¡

Refrené con dolor la tormenta en mis venas

Ella su intocada corola me quiso ofrendar.

¡Ay vencido poeta! cerraste tus ojos oscuros

y te dejaste por su almendrada boca atrapar.

Bajo la atenta mirada de una luna alcahueta

Este grillo surcó intocados caminos de sol.

Sin embargo, junto a este dulce recuerdo

Hay una tristeza cavando profundo dolor.

En mi pecho profundo escondo su nombre

Para que jamás nadie lo pueda escuchar.

Mis labios de hombre se quedan sellados

¡De aquí no saldrá jamás la verdad!

7 comentarios:

princess olie dijo...

Hola Walter:

He venido a saludarte
y a agradecer tu visita.

Acabo de leer tu poema
que tiene mucha fuerza,
¿sabes?

Me gustó mucho,
además,
la potencia de ese juramento.
Afortunada ella...

Saludos,

olie

Maga dijo...

Mi comentario no será de forma ni de fondo... mas bien de niña: Me gustan los grillos en la poesía.

Me devuelven a la infancia, a un tiempo de mas verde...de aromas y descubrimeintos nuevos.

Me gustan los grillos porque traen suerte. Sin dua, en el verso correcto conspira divinamente para arrancar un suspiro!

Gracias por tu visita a mi mundo! Un abrazo!

Arolternell dijo...

Me ha gustado mucho el poema,también,la imagen,¿para qué vamos a engañarnos?,que he guardado.

Mónica Valentina dijo...

Que lindo escribes Walter y muy bellas fotos también.

Te agradezco muchísimo tus comentarios, dan ganas de seguir escribiendo.

Volveré a visitarte.

Trini dijo...

"Ese nombre que habita en el silencio y que en silencio no dejamos de nombrar"...

Un abrazo

Daanroo dijo...

A veces soñar por lo sublime, provoca ocultar el sol entre nuestras manos.

La siembra y la cosecha son distintas, se diferencia entre las dos, el agua que las consecuenta y las conciente.


Me alegra, saber que el río corre en sus afluentes, mi querido Walter.
Aunque debo decir que como mujer, me he puesto celosa, una siempre espera palabras así, para cruzar a nado las orillas de la vida.

Anónimo dijo...

Hola, por casualidad pase por aqui, me gustaria me saber de donde tomaste la imagen que usas para ilustrar el poema...espero tu respuesta

Gracias

talaherrera hotmail.com