POETA Y ARGONAUTA

Tengo en mi corazón encerrado un Grillo.
Tengo en mi alma las arpas del viento.
Tengo en mi sangre cobre encendido.
Tengo en mi memoria horizontes y sueños.

jueves, septiembre 20

SEMBRANDO


Latido que de los astros baja tiritante
por el silencio de Cristo en su costado abierto,
sobre las rosas de las sombras espinas sangre
y abra un surco abisal de azul aquí en mi pecho.

Si pudiera entrar mi mano argonauta y poeta
en la tormenta terrible de las nebulosas,
arrancaría un puñado intocado de estrellas
y verterlas desnudas sobre la Amada Alondra.

Y en su vientre lombardo despertara la voz
que es un solo trueno iracundo que abre las venas,
como en el primer día del universo, Dios,
separara en silencio de pronto agua y tierra.

No siendo mi voz ni la suya el propio relámpago
que partiera con un golpe certero la luna,
derramando en el rocío, como el grillo su canto,
el viento que los árboles con su mano desnuda.

1 comentario:

Gigi German dijo...

Mi amadao poeta, que bienvenida, que regreso, wao, me he quedado sin palabras, ya me hacia falta leerte, no te vuelvas a perder.