POETA Y ARGONAUTA

Tengo en mi corazón encerrado un Grillo.
Tengo en mi alma las arpas del viento.
Tengo en mi sangre cobre encendido.
Tengo en mi memoria horizontes y sueños.

jueves, diciembre 13

LA AGONIA DEL OLVIDO


En mi corazón estoy llorando
En cada hoja que cae y el viento se lleva
Caen mis lágrimas secretas por este amor
¿Cuántas veces he mirado el olvido a los ojos?
¿Cuántas veces las olas se han llevado
Mis penas desnudas entre sus dedos?
Sufro de amor, y mi dolor debo callar.
Mis pensamientos te desnudan, lombarda,
Se abre la herida del guerrero
Y todo en mi es angustia y lunas,
Conozco el camino y las tumbas
Donde yacen mis huesos y mis recuerdos
Cavo en el alba una rosa para este dolor

En la agonía del olvido que enciende su luna
Sobre mi silenciosa vida de argonauta,
Aun no comprendo los juramentos
Dichos por tu dulce boca
Desnudos los dos en el lecho,
Unidos hasta el alma en el éxtasis del momento.

Ahora, con el corazón destrozado por tu engaño,
Por ese juego sucio del amor cínicamente dado,
Aquí al borde de la una muerte en vida me encuentro.

Y ahora qué hago con tus besos?
Qué hago con tu perfume en mis manos?
Dónde pongo, en qué tumba fría y rota
Pongo tus “Te Amo”.
Bajo qué nombre y en qué naufragio astralino
Sepulto lo que de mi apenas haz dejado?

Es el fin, Yo tomaré mi camino de regreso
Mientras aquí en mi pecho como un niño
Llora mi corazón quebrantado, y en el bosque
Ese ángel tuyo y mió se va marchitando
Petalo a petalo para siempre en el olvido.

1 comentario:

Topacio dijo...

Precioso poema herido por el desamor. Nada en esta vida es permanente, todo es cambiante, pero esos instantes vividos en el lecho son auténticos, como probablemente lo fueron esos “Te amo”. Ponlos en tu recuerdo sin que te impidan seguir viviendo.

Gracias por tus generosas palabras en mi blog.

Un beso.