POETA Y ARGONAUTA

Tengo en mi corazón encerrado un Grillo.
Tengo en mi alma las arpas del viento.
Tengo en mi sangre cobre encendido.
Tengo en mi memoria horizontes y sueños.

sábado, julio 28

TRISTEZA EN RE PARA POEMA PERDIDO



Se me ha perdido un poema

¿ Alguien lo ha visto ?

En una mano tenía una flor

y en la otra el nombre de mi Amada,

su acento sabía a mar en luna

por lo tanto su perfume era a sal intocada.

Corre un río por la orilla azul de sus heridas.

El otoño cavó un árbol en él,

y le llenó de hojas su ortografía.

Sí, se me asilo en él, una tristeza,

era abandonada por terrible,

era profunda como cuchillada

y despreciada había sido por mi causa.

En este poema que anda por ahí solo,

el viento jugaba con sus adjetivos,

a la lluvia le gustaba andar desnuda

por la delgada línea de sus noches,

meterse en cada rosa desprevenida

y sacarles filo a sus espinas.

Se me ha perdido un poema.

Quizá salió a buscar madrugada.

Tal vez se confundió con tanta hoja

olvidándose también del camino de regreso.

Se fue.

Me dejaron para siempre sus versos.

Mi único pecado fue ser triste.

¿ En qué tumba yacen sus versos desamparados

que nadie leerá sus lágrimas ?

Sólo me ha quedado en las manos,

esas acostumbradas al filo de las piedras,

el recuerdo crepúsculante su luna

y la pena que no se perdió conmigo.

FRAGMENTOS DE LUNA


II

Dame el perfume de tu cuerpo

que quiero sepultar hasta la alba

la soledad de mis noches.


III

¡ Cómo envidio al viento

cuando juguetea loco

debajo de tu falda !


IV

A veces

necesito tocar tus manos

ver tus ojos y besar tu boca

solamente para vivir otro poco sin ti.


XIV

La tierra aún retiene en sus dedos

el aroma de tu cuerpo desnudo.


XV

Amor abandonado,

te sé triste cuando la noche

saca todos sus naufragios a la luna.


XVI

Dame uno de tus besos, Mujer,

para encender este silencio

que me acorrala contra el muro de tu nombre.


XVII

¡ Bendita sea el agua que te toca desnuda !

¡ Bendita sea la toalla que después te seca !

XVIII

Constelación de mis ansias,

extensión de mis recuerdos

déjame buscar entre la greda de la noche

el pedazo de mi vida que en ti duerme.


XX

Yo quisiera morirme en tus brazos

Para llevarme el calor de tu cuerpo

Y mis ojos tu rostro sean lo último que vean.

ROCIO DEL MAR


Ahora que estás en mis brazos

el mar furioso quiere llegar a nosotros

se derrumba angustiante,

recoge sus huesos

y retorna con rabia,

y se vuelve a romper

y se quiebra su espuma,

y se derrumba su trueno.

Tu boca en mi boca,

el beso.

Mis ojos en tus ojos reposan,

el mar cierra los suyos llenos de sal

llora de celos, alza su verde enojo,

se pone alas de viento,

y trata de llegar hasta nosotros,

y quiere castigarnos, rompernos

porque tu amor y mi amor

a más de alguien molesta.

Amanece

las olas se ven tristes, cansadas,

abatidas de naufragios solos.

Tú, Amada, duermes en mis brazos,

y como esa estrella que se mira en el amplio rocío,

Amada, sueñas.

martes, julio 17

AMOR CALLADO


Amada, te he amado en silencio tanto tiempo,

por mi corazón el grillo escondido solloza.

Quiero ser el soplo que se hunda en tu universo,

para tu barca de sueños ser todas las olas.

Empujo la noche hacia el alba con el viento

y los árboles llenan con tu ausencia las horas.

Ay, Amada mujer de mis silencios, estoy enfermo

y el único remedio lo tienes en la boca.

ROMANCE DE ALONDRA Y PENA


Con estas estrellas que arden,

arde también una pena,

estas estrellas lloran luz,

soledad llora la pena.

Estrellas al son del grillo

van desgastando la pena,

la pena con madrugada

irá desgastando estrellas.

En los rosales dormidos

y sus rojos ventisqueros,

hay un pedazo de luna

llorando su azul lamento.

La pena se esta desnudando

en un jirón de viento,

caen sus ojos en las hojas,

cae su calvario en fragmentos.

Se ha llenado de sombras

la mortaja de este árbol,

mirad su pena en la tierra,

escuchad su eco lejano.

Las estrellas tienen frío

hay frío en sus leños tan altos,

solo frío hay en sus tumbas

por eso están tiritando.

Con las estrellas que mueren,

muero también con dolencia.

La pena con madrugada

irá sepultando poetas.

La noche que huele a luna

en los brazos se me enreda,

heme aquí llorando versos

por una ausencia que pena,

es el amor de la Alondra

y que lejos de mí vuela,

y que en estas horas de sal,

es su lejanía mi pena.

jueves, julio 5

ROMANCE DE LA PRIMERA LUNA



Bendita la dulce carne

que junto a mis manos tengo.

Bendita la dulce rosa

que me regala sus besos.

Bendita la dulce tierra

donde soy el labriego.

Bendita la dulce rosa

que deshojo con mi fuego.

En tu boca dejo todo

cuando profundo en tu pecho,

el grito ancho de la tierra

se desnuda con tu cuerpo.

Al fundirme con tu sombra,

en esta hora me encuentro

que cenicienta en la noche

la luna señala un sueño,

y en el temblor de la hierba

crece la sed de mis huesos.

Bendita la dulce rosa

que deshojé con mi fuego.

Voy solamente en el viento,

tú vas con todas las olas,

por eso algunas se quejan

cuando mi sangre te evoca.

El amor y su locura

se fue apagando en la boca,

del éxtasis de una luna

que hizo una noche sola,

se pasó al silencio duro

del amor que se deshoja.

Y al darnos por última vez

fúndete en mí silenciosa,

bebe de mi acinaria sed

come de mi tuya boca,

esconde cada beso mío

entre tus manos de loica,

para que no vuelen lejos

con su herida de sombras.

Fúndete con esa luna

para que en aquella hora,

cuando en el olvido crezca

una razón poderosa,

te ocultes entre mis versos

desnuda, callada, sola.

Bendita la dulce carne.

Bendita la dulce boca

que deshojé con mi fuego,

¡ Bendita la dulce rosa !

EL GRILLO


El grillo que teje rosales invisibles a la aurora

El grillo que con espinas se engendró una rossa

El grillo que taladra en las canteras de la tarde

El grillo que enciende sus fogatas a medianoche

El grillo que enmascarado asalta el silencio

El grillo que embruja con la lluvia a una doncella

El grillo que besa solo cuando hay luna

El grillo que anda cantando debajo de tu falda

El grillo que se va de polizonte en el viento

El grillo que fuma y se vuelve humo con sus penas

El grillo que junto al mar se comió una alondra

El grillo que llora soledad en el rocío de mayo

El grillo que tiene el corazón con olas remendado

El grillo que sufrió la traición de una bruja

El grillo que escribe con la tinta de la noche

El grillo que ríe con las campanas del viento

El grillo que sufre nostalgia con las hojas

El grillo que tiene en el alma la herida de la loica

El grillo que cava en la almohada de una dama

El grillo que muere de amor todos los días

El grillo que tala estrellas con su flauta

El grillo minero que busca cobre en el crepúsculo

El grillo que quiso ser argonauta y poeta

El grillo que escribe este poema y se llama Walter.