POETA Y ARGONAUTA

Tengo en mi corazón encerrado un Grillo.
Tengo en mi alma las arpas del viento.
Tengo en mi sangre cobre encendido.
Tengo en mi memoria horizontes y sueños.

martes, mayo 27

NOCHE BAJO LA LLUVIA


Llueve

Es de noche

Casi madrugada

Sólo se oye una guitarra.

Camino: argonauta, solitario,

pensante, sonámbulo, aburrido.

Voy encontrando bajo cada ola

árboles abandonados a sus hojas.

Estrellas que han perdido la memoria,

pasos que necesitan cambio urgente de suelas,

sombras que se cuelgan angustiadas por luna,

ecos quebrados en su centro interregno,

soledades vestidas de viudas,

fríos tiritando de perros.

Rostros Máscaras

Grillos Llantos

Mujeres que ríen para no mostrar su herida,

niños que buscan trozos perdidos de infancia.

y de pronto como puñal, el alba.

Aún llueve.

Amanece.

Me asilo en el fondo de un árbol.

Necesito silencio.

Me silencio en una rosa.

Necesito Tierra.

Me quedo tierra escuchando las horas.

Necesito Otoño


para dejar caer mis hojas.

(Dibujo de Germán Ruz)

4 comentarios:

AGUALUNA dijo...

Querido Walter, la noche nos permite esconder todo lo que nos inquieta, adormecerlo,ocultarlo.
Como tambièn, transitar en su silencio a veces ahogador,para sumerjirnos y no salir o como tambièn, para encontrar la paz de nuestra alma, para volver a renacer con el amanecer.

La noche permite muchas cosas que se acunan en ella, vidas, llantos, desamores, pobrezas, ausencias, soledades.
Porque el letargo nos deja sordos.
Pero creo, que siempre nos ayudarà a oxigenar nuestros pulmones, hacer descansar nuestro corazòn y despertar nuestros ojos, para volver a ver lo que la vida nos regala con tanta dulzura , dìa a dìa, porque nos ama y no nos deja solos.

Un gran abrazo mi querido amigo.

Agualuna

cieloazzul dijo...

Entre la nostalgia de tus letras y el sentimiento profundo que se les respira yo me vuelvo otoño y te soplo besos....
y más besos querido poeta:)
abrazos:)

Darilea dijo...

Tan necesario esa caída de hojas para renacer en la primavera de nuestro ser.
Besitos Argonauta.

BETTINA PERRONI dijo...

Me sorprende la cantidad de historias que ocurren bajo la lluvia... algunos caminando como tu, quizás con una lágrima a punto de caer, otros meditando sobre la existencia... todos bajo lluvia que cae del mismo cielo.

Me conmovió mucho tu historia.

Un abrazo