POETA Y ARGONAUTA

Tengo en mi corazón encerrado un Grillo.
Tengo en mi alma las arpas del viento.
Tengo en mi sangre cobre encendido.
Tengo en mi memoria horizontes y sueños.

viernes, enero 11

GEOMETRIA


Un día aburrido de mirar el crepúsculo,

de contar siempre las mismas hojas,

entré de pronto en un trance geometrista.

Contemplo la montaña,

su quieto silencio me silencia,

y mientras recorro su óleo

me voy adentrando en el romboide imperfecto de mi corazón,

voy sintiendo la forma que tiene la tristeza,

la trigonometría que adquiere el dolor,

la desilusión parece un ángulo deforme,

el desencanto es un polígono cuchillo,

la forma que más se acerca a la alegría

es sin duda una media esfera,

la tristeza es la otra mitad de esta luna,

y el luto es un rectángulo obscuro

cuya forma varía según lo profundo de la herida.

Perpendicular a la noche

que tangente avanza por la ecuatorial

elevo a la raíz de infinito mi nerval arboladura,

en el triángulo del viento que escribe su intocado verbo

un paralelepípedo mendigo se alinea con un astro olvidado

sacude sus penas y se queda dormido en su metro cuadrado.

La vida es un poliedro cuya base es un rectángulo,

la muerte es un rectángulo cuya altura es un poliedro.

La imprudencia, el descriterio y la lengua

en su coseno más cercano al cero es un elipse planetaria.

La traición es un rombo, la mentira es un prisma obscuro,

la verdad es un circulo perfecto,

la lealtad es un radio de ese circulo.

El hombres y sus sentimientos

en la trigonometría de este universo en génesis eterna

es solamente una línea buscando su ángulo, su rumbo y su luz.

Yo, imperfecto como siempre, sólo polvo,

pecador por herencia adánica

bajo los fragmentos nocturnales del silencio

escuchando podar al viento,

me pregunto ¿ Qué forma tendrá un sueño ?

domingo, enero 6

ROCIO DE OLVIDO


Contemplo en silencio la noche que invade mi soledad

Cierro mis ojos para imaginar que existes a mi lado

Siento tristeza en mi corazón lombardo por tu ausencia

Quisiera sentir el perfume de tu cuerpo en mis manos.

Para que nadie que te busque te encuentre,

Quisiera esconderte en la enredadera de mis brazos

Sentir el perfume de rosas que emana de ti

Y fundirme a tu cuerpo belle Rossette Lombardo.

Es tarde, la madrugada me muestra su luz intocada.

Mi pecho guerrero te añora, mis manos te invocan.

Sollozo en silencio mientras me abrazo a tu recuerdo

Y me quedo dormido soñando con lo dulce de tu boca.

Rompe un gallo el silencio humedecido por el lucero.

Y despierto con un ángel pequeño escondido en mis brazos.

Es mi ángel que viene de su sueño a mi sueño, es Jeremías.

Y entre los dos nos abrazamos a tu ausencia soñando.

miércoles, enero 2

VERSOS PARA VER CAER LAS HOJAS


Es otoño en el aire, y abril con todas sus lunas me duele.
Se me llaga desnuda y cobriza en el pecho esta tristeza
Que llora en las hojas que pasan llevando sus sombras
Con esa angustia de pájaro herido que lejana las vuela.

¿Quién con su voz abre las tumbas de la memoria rota?
¿Quién hiende su mano fría y de desesperadas estrella
entre las rosas que se defienden con todas sus espinas?
¿Quién con rabia de loba y odio mis entrañas lacera?

Malhaya sea la hora en que mis labios la besarán
porque el veneno de su lengua en mi boca aún quema.
Malhaya sea la noche en que su cuerpo me fue entregado
porque igual de dulce es el abrazo funesto de la hiedra.

Heme aquí exorcizado de besos que fueron mentira e infamia.
Ya no soy esa sombra que en lluvia de abril pasa y se aleja.
Soy el que escribe en agosto mirando al mar directo a los ojos,
y siente pena por aquel que ahora en su boca se envenena.