POETA Y ARGONAUTA

Tengo en mi corazón encerrado un Grillo.
Tengo en mi alma las arpas del viento.
Tengo en mi sangre cobre encendido.
Tengo en mi memoria horizontes y sueños.

miércoles, junio 3

ROSELO DE LOS VIENTOS LOMBARDOS



Cierro los ojos para pensarte en mis brazos
Abro mi corazón para sentirte en mi piel
Respiro tu perfume de rosales encendidos
Siento tu presencia viva y desnuda de miel.

Quisiera caminar descalzo hasta tu silencio
Bajo la luz de la luna que nos vio una noche
Amarnos desatados en el lecho de los lagos
Mientras el mar desnudaba sus saladas voces.

Eres Tú, Roselo de los vientos Lombardos
Ese sentimiento que me mantiene y sostiene,
El perfume leve del alba y el claro rocío,
cada latido que en mi pecho abierto se cierne.

Eres la brisa en mi velamen de argonauta
El lucero que me señala el horizonte lejano
El racimo de lunas que en mi lagar se entrega
La greda húmeda que moldea mi dura mano.

Déjame quedarme en silencio abrazado a tu corazón
Tal vez soñar con un pequeño ángel en tu vientre
Quizás despierte nuevamente desnudo en el bosque
Mirando tus ojos dibujar la mañana húmeda y celeste.

Toma mi mano, mi corazón, y ven junto a mi.
Miremos la noche estrellada de uvas para siempre.
Quédate en mis brazos por siempre soñando, Roselo
Y déjame amarte hasta que mi vida se acabe y te siembre.