POETA Y ARGONAUTA

Tengo en mi corazón encerrado un Grillo.
Tengo en mi alma las arpas del viento.
Tengo en mi sangre cobre encendido.
Tengo en mi memoria horizontes y sueños.

jueves, abril 29

HOJAS SUELTAS AL VIENTO


El Horizonte
Es solo una línea por la cual
quisiera caminar con pies desnudos
y que el mar humedezca mis pensamientos con su sal.
Cada noche siembro estrellas en mi silencio
para cosechar sueños que me atan a tu piel,
y cada vez que la luna
me señala tu lecho calido
donde yo poeta...Argonauta,
quisiera acrisolarme entre tus calidos brazos,
y que me deje de doler aquel sueño perdido de un amor
Talvez imposible
Talvez de ensueño,
quizás de brisas arpegiando árboles
talvez de otoños y lloviznas leves
quizás de rosales húmedos de sombras y penas.
Te invento en mi memoria
Mujer de oleajes y viñedos tardíos,
Porque en la estancia de mi soledad
Y en el universo de tu piel y tu vida
quiero renacer en cada beso y en cada susurro
para vivir lo que no he vivido
para soñar lo que no he soñado
para amar lo que no he amado
y cuando despierte entre tus pechos leves
quiero oler a tus rosas
quiero oler a tus besos
quiero oler a tu alma,
mujer de mi silencio y mi imposible

3 comentarios:

Isabel dijo...

Te invento en mi memoria
Mujer de oleajes y viñedos tardíos.

He citado estos versos, porque reconozco en ellos un paisaje propio.

Tus poemas se hacen esperar, y merece la pena esa espera para llenarse de este aroma de sensualidad que se respira.

Un placer, Walter, recibe mi abrazo y admiración.

MentesSueltas dijo...

Hola Walter, tu poema es de una belleza increible. el amor, el recuerdo, arboles, viñedos... el marco perfecto para la nostalgia.

Te abrazo
MentesSueltas

Susymon dijo...

cada palabra te estruja el alma...el corazón, te dan ganas d eun amor asi, por más imposible que sea!!!